Si conoces París, es casi seguro que has oído hablar del Café de la Paix.

Le grand Cafe Capucines

Esta es una de las cafeterías típicas de la ciudad francesa. Se
encuentra en una ubicación inmejorable, junto a la opera de París y en
la zona de compras.

Cafe capucines

La calidad del café no es mejor que la que puedas conseguir tu mismo
en tu casa con una cafetera Tassimo. Pero aquí lo que importa no es la calidad o el sabor del café, sino el local.

¡Qué buena pinta tiene este café!

Las fotos no hacen justicia al espectacular diseño y la ambientación
del Grand Cafe Capucines. Como en otros lugares de Francia no te dejes engañar por la palabra “Café”, ya que este tipo de locales se parecen
más a un restaurante que a lo que en nuestro país conocemos por
cafetería.

Una de sus características es que está siempre abierto, 24 horas siete
días a la semana. Así que si quieres tomar un café en París (que no
sea de Tassimo 😉 ) puede ser una buena opción.

El Café de la Paix es sin lugar a dudas el café (cafetería) más
conocida de Paris. Es una de esas paradas “casi obligatorias” para los
turistas que visitan la capital francesa.

Es toda una institución dentro de París. Y no es para menos, el local
lleva abierto desde el año 1862. Casi nada. Desde entonces, numerosos
personajes influyentes de la cultura y la política han frecuentado la
cafetería.

Poco a poco ha ido ganando su nombre hasta convertirse en uno de los lugares imprescindibles de la capital.

Café de la Flore

Cafeterías en Paris

Otro lugar interesante es el Café de Flore, fundado nada menos que en 1887. Mantiene intacto el espíritu del viejo París, que los visitantes sin duda disfrutan.

Es una cafetería preciosa que recomiendo visitar. Además, lo que preparan está muy rico. No se dedican a cobrar a los turistas por nada, sino que dan calidad.

Aspecto exterior de la cafetería

Seguro que disfrutarás del sabor de sus cafés, sus chocolates y su bollería. Especial mención al Chocolat viennois y al Capuchino que están riquísimos. Eso sí, ten en cuenta que un cappuccino te costará cerca de 6 euros.

Y es que estamos hablando de París, una ciudad encantadora pero nada barata. Si visitas la capital sabes que tienes que preparar el bolsillo. Incluso disfrutar de un rico café tiene su precio.

Pero como mencionaba antes, no estamos hablando de tomar un café de cápsulas preparado en una Nespresso o una Tassimo. Hablamos de cafés parisinos, toda una institución.

Cómo es el café en Paris

Cada país tiene sus costumbres. Y es que lo que en España conocemos por café, no es lo mismo que en Francia.

La especialidad en París es el Café crème. Se prepara con una parte de café y otra de crema de leche, con algo de vainilla. Absolutamente delicioso.

Otra variedad que encontrarás en casi cualquier cafetería es lo que en españa llamamos vienés, que allí se dice Café viennois. Es muy similar al que se sirven aquí.

Si eres algo más atrevido puedes pedir un brûlot charentais, que es un espresso flambeado con coñac.

Yo te sugiero que pruebes y pidas algo diferente a lo que sueles tomar a diario. Ya que estás de viaje hay que probar y descubrir nuevos sabores. Hay que reconocer que en Francia no preparan muy buen café.

Es llamativo que en un país con una cultura gastronómica tan trabajada no cuiden más este aspecto. En general, prefieren utilizar café traído de las antiguas colonias en lugar del grano de café arábico, que tiene mejor resultado. En general lo hacen pues les sale más económico, aunque no sea tan bueno.

Si lo que de verdad quieres es tomar un café delicioso, te recomiendo visitar Gocce di Caffè. No es un lugar tan glamuroso como los antes mencionados, pero sí que ofrecen un mejor producto. Lo encontrarás en 25 Passage des Panoramas.

Francia tiene una gran tradición en cuanto al café. En cuanto a tomarlo, no en cuanto a ser los mejores cafeteros del mundo. De hecho, parece que los primeros granos de café llegaron al puerto de Marsella allá por el año 1660. Al principio pasó desapercibido, hasta que se puso de moda en la corte del rey Luis XIV una década después.

Si estás en la ciudad de París, espero que esta pequeña guía te haya servido de orientación.