¿Estás buscando formas nuevas de hacer café para que no sea siempre igual? La variedad es lo que hace que no nos aburramos de algo, y puede pasarnos que nos cansemos de siempre tomar lo mismo.

Traemos varias ideas para mejorar el sabor del café

No hace falta ir a Starbucks o a la mejor cafetería de París para poder tomar un café chic, con virutas de chocolate o un toque de canela. Lo puedes hacer todos los días en tu cocina.
Estos sencillos complementos harán que tu café cambie por completo.

¿Todavía no tienes cafetera? el artículo "¿Dudas sobre qué cafetera Nespresso es la perfecta para ti?" Te ahorra el trabajo y te dice cual es la perfecta para ti.

Dulce de leche

Una cucharada (o dos) de dulce de leche son suficientes para que el café se convierta en un sueño de caramelo cremoso.

Nata montada y extracto de menta

En vez de espuma de leche, ¿por qué no pruebas añadiendo un poco de nata montada insusionada con extracto de menta? Al primer sorbo te imbuirás completamente en el espíritu navideño.

Sirope de chocolate

Un chorro de sirope de chocolate siempre mejora las cosas. Dale un plus de dulzura a tu mañana. ¿Quieres más? Prueba con unas virutas de chocolate adicionales.

Sirope de arce y nuez moscada

Haz tu café el doble de agradable y acogedor añadiendo un chorrito de jarabe de arce aderezado con una pizca de nuez moscada.

Leche condensada

La leche condensada no es una novedad en el café, de hecho en las cafeterías lo suelen servir como café bombón. Su sabor es una delicia, y no hace falta que le añadas leche.

Mantequilla sin sal

Elabora un café "a prueba de balas" por la mañana, mezclándolo con una cucharada de mantequilla sin sal. Le da ese punto justo de cremosidad que necesita sin necesidad de leche.

Canela

Una pizca de canela es el complemento perfecto para que el café te caliente de adentro hacia afuera. Además, no tendrás que endulzarlo de ninguna manera, pues la canela le aporta ese toque dulce sin empalagar.

Crema de coco montada

¿Intolerante a la lactosa? Prueba con un chorrito de crema de coco batida para mejorar tu café sin riesgos. Sólo tienes que separar la parte más solida de la leche de coco y batirla hasta que se forme una espuma.

Sirope de agave

Para los que quieren cuidarse sin renunciar al sabor, el sirope de agave es lo mejor, pues tiene un índice glucémico más bajo que el azúcar normal, y endulza lo mismo.

Jengibre confitado

El jengibre confitado añadirá dulzor y un toque especiado a tu café para que te despiertes al instante.

Horchata

Sustituye la leche por horchata para tener un café cremoso y especiado que no querrás que se acabe.

Melaza o miel

Un endulzante natural que siempre funciona. Con una cucharadita es suficiente para darle un punto dulce.