Si estas buscando para inspirarte algo más que café y bollos, prueba a ir a una cafetería con estilo y personalidad.
Rincones coloridos, muebles elegantes, brillantes azulejos, decoración pop art, la lista es muy larga, pero todas tienen una cosa en común, su buen estilo a la hora de decorar.

Las humildes tiendas de café rara vez son sólo eso. Varias cafeterías de diseño han surgido alrededor de las grandes ciudades (y las no tan grandes), entre las cuales podemos disfrutar de objetos totalmente inusuales mientras disfrutamos de nuestro café con leche favorito.
Uno de esos rincones en el que nos podemos perder es el 19 Greek Street, en Londres. En menos de un año de antigüedad, esta cafetería está demostrando ser uno de los más elegantes cafés de la capital británica.

Espacio de cafetería con sillas Eames

La cafetería cuenta para sus asientos con las famosas sillas Eames y mesas de café extravagantes hechas de libros de tapa dura.

Este tipo de sillas son perfectas para cualquier espacio público ya que son muy cómodas y las podemos encontrar en una gran variedad de colores. La madera es el material más prominente que contrasta con lo suelos y las paredes de colores neutros. En esta cafetería se sirve comida orgánica de kilometro 0 y de tiendas locales. Es sin duda, un lugar muy acogedor y con estilo para pasar la mañana.

Cafeterías con sillas EamesA varios miles de kilómetros de allí, encontramos el Café Lisboa, en Portugal. Esta cafetería tiene el encanto de los cafés clásicos de la ciudad, pero el estilo y el ambiente de la Lisboa contemporánea. Rodeado por paredes revestidas de oro del siglo XVIII, su elegante mobiliario especialmente diseñado para este espacio fue colocado junto a varias obras de artistas portugueses contemporáneos, entre ellos “La Traviata” de Joana Vasconcelos.

La comida que podemos degustar es también clásica con algún tinte modernista en el emplatado. Desde fuera puede parecer como otra cafetería más, pero el interior, que funciona como una cafetería y restaurante es un espacio elegante y acogedor, con una decoración con buen gusto. El buen gusto se extiende hasta el nivel superior con un techo abovedado y unos suelos de cerámica a cuadros.

Y en la otra parte del mundo podemos visitar Chez Dre, en Australia. Es un local pequeño con un estilo puramente francés y con una decoración femenina y caprichosa. Por la noche, la artesanía, el baile y el alcohol están en el menú, por el día, su especialidad son los crepes, y no es raro ver una larga cola para comprarlos. Es perfecta para una tarde con amigas o una despedida. Entre el mobiliario podemos observa otra vez las sillas Eames, perfectamente combinadas con telas y menaje colorido para crear un efecto ecléctico.